En la profundidad de todo cuanto te rodea y de todo cuanto existe hay una espaciosidad ilimitada que se abre, se abre en el tiempo de cada renovado instante que dilata la existencia y se abre incluso más allá de ella, más allá del tiempo, más allá del espacio.

Colócate en la totalidad de este instante, estate del todo presente, no dejes que los segundos se vayan tristes ,sin haber sido percibidos, dale una cálida bienvenida al maravilloso ahora, la vida es una sucesión de ahoras, si estás en otro lugar, ella no te encuentra, y si no te encuentra, no te vive.

Hazte consciente de que tu vida se da por completo cada segundo, por el puro placer de darse, por el deleite de entregarse para que tú la moldees, aprovecha al máximo el modelaje, estás aquí para hacerlo, sino…. qué sentido tendría una VIDA que no puede vivirte?.

Tus ojos solo perciben una pequeña parte de la REALIDAD, son demasiado concretos para ver la inmensidad; pero hay una realidad más allá del paisaje que tienes ante ti, más allá del árbol y del junco, de las aves y las nubes, de la cigüeña y el nido, más allá de ti.

Tú eres una minúscula parte de un  universo infinito, cada célula de tu cuerpo tiende a ese infinito, eres parte de una realidad mucho mayor, La vida no se acaba en lo que tus ojos ven, existe una percepción omniabarcante de la realidad, que puedes alcanzar, puedes experimentar desde dentro, con un sentido que no es físico pero que es  real.

Te invito a ir al fondo más ultimo de tu ser, es el viaje más apasionante que puedes hacer, llega allí donde sientas que ya no queda nada de ti, si percibes que aún queda algo, vete un poco más allá, cuando lo que no eres se disuelve queda la percepción vacía de identidad, nadie apropiándose de la realidad, la realidad desnuda, pura, limpia y nítida viviéndose así misma como las aguas transparentes de un océano infinito, en esa misma claridad.

Sino viajas al fondo último de ti mismo, te pierdes la realidad completa y te quedas solo en la superficie, en la superficie no ves nada, para VER has de adentrarte en las aguas más profundas de tu ser.

Natalia Tirador