Estamos aquí en esta experiencia física, un corto periodo de tiempo dentro de unas
coordenadas epocales, pero no es esto todo lo que somos, esta es solo una forma prestada,
este contenedor tiene una energía, que tarde o temprano hay que devolver, en esta forma
exploramos una mayor consciencia, es un vehículo de aprendizaje, somos aprendices
constantes de la vida, en un momento dado cambiamos de forma, la esencia se mantiene más
allá de toda forma, regresa a lo no manifestado.


Este viaje no es el definitivo, partimos de una unidad mayor que no se acaba con esta materia,
la muerte no es lo contrario a la vida, nada hay contra a nada, en la unidad la dualidad se
disuelve y todo forma parte de un único viaje.
Eres mucho más que tu cuerpo, eres energía en potencia, despierta desde dentro para una
acción consciente ahí fuera, la energía es unificada, no hay nada parcelado en la existencia; la
percepción que fragmenta es una visión muy parcial y sesgada.
Cuanto más alineado estés con lo que has venido a hacer, más fluidez tendrás en esta forma
temporal.