¿QUIÉNES SOMOS?

Ixileku Elkartea es una asociación sin ánimo de lucro que reúne a personas que pretenden emprender el viaje más apasionante que tiene el ser humano; viajar a las profundidades de “sí mismo”, para encontrarse con los otros y el universo entero.

Es el VIAJE al SER, AL CORAZÓN, a ese espacio cuya frecuencia más alta es el AMOR INCONDICIONAL.
Como colectivo creemos que podemos vivir en ese amor incondicional entre nosotros mismos, con los otros, con el entorno y el kosmos entero. Esta creencia inunda cada una de nuestras experiencias que vivimos y proponemos.

Nada ni nadie sobra en este viaje. No hay expertos en el amor y es un viaje para todos los seres donde no hay pasaporte ni nacionalidad, condición, cultura, raza, sexo… Es un viaje intrínseco a la naturaleza humana. Es lo más universal porque todos tenemos una experiencia de vida interior, independientemente de nuestro recorrido, pertenencia o credo.

NUESTROS PILARES

EL SILENCIO
Como estado de consciencia y aquietamiento interior. Es la experiencia de un vacío de plenitud. Vivimos el silencio como la puerta que calma y acompaña el alma. Como una transformación permanente que va más allá de nosotros mismos. Como una expansión de la consciencia que descubre lo esencial de nuestro Ser. Como una experiencia creativa que desarma juicios y objetivos. Vivimos el silencio como una inmensidad que lo contiene todo; como la unión de todo en todos. Como el mapa que orienta nuestro ser desde dentro. Es el silencio personal y compartido nuestro modo de estar, de percibir, de amar, de meditar y de actuar.
LA INDAGACIÓN
Somos exploradores. Buscadores permanentes del sentido de la vida. Abiertos a aquellos nuevos relatos y experiencias que nos proporcionan visiones esenciales de Vida y del ser humano. Sensibles a miradas sin veredas ni cotos establecidos por modos de comprender anteriores. Co-creadores de una nueva Consciencia que se abre desde nuevos paradigmas de comprensión. Inconformistas serenos de una realidad en movimiento que nos invita a estar despiertos y abiertos siempre a la novedad de una Realidad que sólo podemos vislumbrar.
LA APERTURA
No buscamos un refugio excluyente ni un modo de estar separados. Nos sentimos inmersos en la cotidianidad de la vida, junto a lo que la vida misma propone. Con cada encuentro crecemos y aprendemos. No nos sentimos poseedores de ninguna exclusividad ni genialidad que no pueda ser compartida. Nos damos en respeto y libertad absolutas. Nos entendemos en un encuentro íntimo invulnerable. Abiertos a la sorpresa de quien nos desconoce y se reconoce en otros, dejándonos acompañar también por quienes nos encuentran.
EL CUIDADO
Entre nosotros, con los otros y con lo que nos rodea. Nos vivimos en una común unidad que cuida de todo de forma sostenida. Sin aprovechamiento inconsciente de lo externo, ni desatención cuidadosa de lo interno. Cuidamos nuestro ser, nuestra forma de ser, nuestro estar y nuestro entender.  Procuramos el cuidado en el compartir, en el bien vivir y en la debilidad del existir. El descuido nos aleja energéticamente y nos despoja de nuestra capacidad de dar. Nos sentimos invitados siempre a amar.